Drive, una sobredosis de coches clásicos

¡Atención! este artículo contiene Spoilers

Drive trata sobre un conductor, y un conductor tiene que conducir coches. Obviedades. Hay muchos coches en la película, pero no se trata de un Fast and furious. El coche es más que nunca el complemento perfecto de nuestro protagonista, el medio de vida y el de transporte. Aquí te dejamos un repaso de los mejores coches que aparecen en Drive.

Chevrolet Impala del 2010

Chevrolet Impala 2010
Chevrolet Impala 2010

Empezamos la película con un Chevrolet Impala del 2010, en el que tenemos la primera persecución, donde ese coche precisamente lo que hace es destacar la conducción por encima del vehículo y de efectos especiales. Y el arte de conducir. Sin explosiones ni piruetas imposibles.  Este Chevrolet tiene su papel en la película, en la secuencia de apertura, creando una escapada que nos enseña una meticulosa planificación por parte del conductor. Con su cronómetro, la radio con la banda de la policía y estos persiguiéndolo. Una secuencia de ocho minutos que se mantiene por sí sola.

El coche, es mencionado por el personaje de Shannon (Bryan Cranston) como “el coche más popular del estado de California. Nadie te mirará”, y efectivamente, es un coche que, por lo general, pasa desapercibido entre tantos otros coches iguales, no tanto por ser un coche tan vendido si no por ser parte de todas las flotas de coches corporativas y de alquiler.

Mustang GT del 2011 y Chrysler 300C de 2006

Ford Mustang GT 2011
Ford Mustang GT 2011

Otra escena de persecución (no es que haya muchas en sí) la hace con un Mustang GT del 2011 escapando de un Chrysler 300C de 2006, la cual ha traído muchos debates en foros de coches sobre como el Chrysler puede ser que alcance el Mustang. Se ha dicho también que esta escena tiene muchas similitudes con el clásico “Bullit” de Peter Yates, ya que da más valor al sonido de los motores que las acrobacias imposibles o la destrucción de los vehículos en sí. En Drive se evitan locuras inviables y se busca representar el máximo realismo en la técnica de conducción y reacción ante la toma de riesgos.

Chrysler 300C 2006
Chrysler 300C 2006

El director juega muy bien con el encuadre y la edición en el final de esta persecución, que termina con el tiempo ralentizado, con el Chrysler accidentado chocando y mostrándonoslo desde el interior del Mustang con Christina Hendricks sentada en la parte de atrás. Acrobacias discretas para los estándares a los que estamos acostumbrados en el cine donde se vea una persecución, con un accidente del Chrysler muy ligerillo y real que nos podemos encontrar cualquier día en la carretera.

Chevrolet Monte Carlo

Chevrolet Monte Carlo
Chevrolet Monte Carlo

Vemos a nuestro driver con un Chevrolet Monte Carlouno de los modelos más exitosos del Nascar, tanto en el circuito como el taller en distintas ocasiones. No son muchos los coches que han competido y durante tanto tiempo en la categoría top del automovilismo estadounidense, y en Drive, Shannon quiere competir con Gosling como conductor y es precisamente este coche y esta competición, lo que creará una de las primeras subtramas de la película.

Chevrolet Malibú del 73

Chevrolet Malibú 73
Chevrolet Malibú 73

El coche personal del protagonista es un Chevrolet Malibú del 73, que nos deja algunas de las escenas al volante más románticas. Como dato curioso, es la habilidad de Gosling para la mecánica y que fue el mismo quien eligió el coche, lo desmontó por completo y lo reconstruyó para la película. El Chevy Malibú le debe su nombre a la zona de los Ángeles donde nació en su día la cultura del playeo en los 60 en Estados Unidos. Era el modelo superior de tamaño intermedio, al igual que el Chevelle y El Camino.

Ford Thunderbird del 55

Ford Thunderbird del 55
Ford Thunderbird del 55

El taller de Shannon nos regala un muestrario chulo de coches clásicos. El Ford Thunderbird del 55, rojo, precioso, que quita el protagonismo al Chevrolet Monte Carlo sobre el cual gira la conversación en la escena. Si pensamos en el Ford Thunderbird en el cine, es imposible no pensar en Thelma y Louise y el descapotable como símbolo de empoderamiento y liberación femenina. En este caso se trata de un modelo más nuevo, del 66, pero que la película de Ridley Scott convirtió en uno de los coches míticos del cine, y que en Drive tiene también su aparición estelar, siendo en este caso del 55, de la primera generación, Classic Birds o Little Birds.  

Pontiac GTO de 1967

Pontiac GTO 1967
Pontiac GTO 1967

El Pontiac GTO de 1967, el primer muscle car, en un tono dorado como no, acorde con toda la fotografía de la película. Servirá como lecho de muerte y nos deja otra muestra de la estética de la película mencionada anteriormente: las luces exteriores tan cálidas se funden con los tonos también en dorados del interior del taller y de este vehículo, siendo clave en la escena como otro elemento de la fotografía imprescindible. Este Pontiac es también protagonista de la primera entrega de la saga de las películas xXx, en este caso de color negro y violeta metalizado.

Dodge ChargerCadillac Eldorado o un Ford Galaxie 500 entre muchos mas.

Dodge Charger
Dodge Charger

Dodge Charger del 69Cadillac Eldorado del 68 o un Ford Galaxie 500 de 1971, entre otros muchos coches que desfilarán en todas las escenas que tienen lugar en el taller mecánico. El coche en el que el conductor hace sus acrobacias como especialista de cine es un Ford Crown Victoria y también tenemos en la película un Lincoln Town Car Executive Series del 98, el coche en el que escapa Nino y que el conductor tira por la playa.

Cadillac – El Dorado
Cadillac – El Dorado
Ford Galaxie 500
Ford Galaxie 500