Druk Otra ronda

Druk Otra ronda, es una película de Thomas Vinterberg, de las que te dejan meditando sobre la fragilidad de la condición humana y las relaciones sociales. Sobre esa delgada línea entre lo socialmente aceptado y la dependencia. Y sobre las apariencias. Esa gran fachada reluciente que esconde sombras y que cuanto más reluce más sombría es en su interior. Apariencias. La vida misma.

Sinopsis

Druk, trata sobre un experimento que deciden llevar a cabo cuatro amigos, Martin (Mads Mikkelsen)Tommy (Thomas Bo Larsen)Peter (Lars Ranthe) y Nikolaj (Magnus Millang) basado una teoría psicológica bastante dudosa, en la que los cuatro deberán mantener una tasa de alcohol en sangre de 0,05%. La teoría del psiquiatra noruego Finn Skårderud dice que el ser humano nace teniendo una carencia de alcohol en la sangre del 0,05% y que el consumo diario podría hacer la vida más llevadera y mejorarla en muchos aspectos.

Después de que Martin empiece a probar por su cuenta esta teoría y a notar considerablemente un cambio en su actitud como profesor y en su matrimonio, los cuatro amigos y profesores, que están atascados en una vida aburrida y muerta, deciden poner a prueba una teoría que tiene todas las papeletas para no acabar bien.

Pareja perfecta: Vinterber – Mikkelsen

Druk, está dirigida por Thomas Vinterberg, quien dirigió también La Celebración o La caza, en la que nació el tándem Vinterber – Mikkelsen. Tándem perfecto que fusiona lo que Vinterberg nos quiere contar en sus películas con la mejor de las interpretaciones para esas historias, de mano de Mads, quién no solo está hecho para el papel, si no que hace que la fusión de su porte, su representación y el personaje sean asombrosos, epicentro de la historia y de la experiencia que nos deja.

Druk otra ronda. Zentropa. All rights reserved
Druk otra ronda. Zentropa. All rights reserved

Alcoholismo como herramienta narrativa

Se ha normalizado el alcoholismo. Nadie se asusta cuando alguien está borracho, es comedia. Aceptamos que la juventud beba cada fin de semana, porque es la edad. Aceptamos que es normal tomarse unas copas después del trabajo, porque es la recompensa a un día duro. Se acepta, no es ilegal, porque el estado lo permite y se lucra y mucho con ello. No se reconoce como droga, hasta que ya no hay vuelta atrás, porque está normalizado.

Druk otra ronda. Zentropa. All rights reserved
Druk otra ronda. Zentropa. All rights reserved

Druk no trata el tema del alcoholismo llevándolo a su máximo extremo como drogadicción y enfermedad. Utiliza el alcoholismo como una herramienta de crítica social, apuntando directamente a nosotros, como espectador, como parte de la sociedad que lo ha normalizado y vive con ello. ¿Por qué necesitamos beber alcohol?

El ritmo de vida, los hermetismos, una sociedad que vive inhibida, asfixiada. Los problemas personales que todos tenemos, al igual que los protagonistas de Druk, y que parecen minimizarse cuando el alcohol entra en escena, y actúa como ese estimulante que ayuda a afrontar el día a día. Recurso de fácil acceso, aceptado y normalizado.

Martin (Mads Mikkelsen), es un profesor de historia que ha perdido totalmente sus dotes como comunicador. Prácticamente muerto en vida, transmite eso a sus alumnos y en sus relaciones con los demás, y esta forma tan costosa de sociabilizar, acaba trayéndole problemas. Una escena en un restaurante cenando los cuatro amigos, que arranca sobre el minuto 12 de la película y que nos deja aproximadamente 10 minutos de conversación en la que nos adentramos en la mente y los problemas de Martin, se nos plantea este experimento y a mayores vemos como los cuatro protagonistas, se emborrachan y se desinhiben poco a poco.

Las consecuencias de dicho experimento pronto acaban apareciendo y acabando por ser negativas. Ese momento de éxtasis inicial, en el que esa mínima tasa, ese contentillo, aportaba esa soltura, esa alegría, esa desinhibición tan anhelada, se pasa. Vinterberg nos deja claro que se trata de un tema incontrolable y que se acaba escapando de nuestro dominio.

Druk otra ronda. Zentropa. All rights reserved
Druk otra ronda. Zentropa. All rights reserved

Druk, epílogo sobre el alcoholismo.

Olvídate de los prejuicios para ver Druk, no está a favor del alcohol, no es apología. Tampoco está en contra. Es una crítica para la reflexión. Para que medites sobre la condición humana. Sobre como convivimos con él. Sobre la vulnerabilidad.

A mi al menos ha sido una película que me ha parecido grandiosa, (que me he atrevido a ver en versión original con el poderío de voz de Mads Mikkelsen), y que acabarás viendo, aunque solo sea por escuchar hablar de ella por su desfile en los Globos de Oro, por haberse llevado 4 Premios del Cine Europeo, el premio a mejor actor para Mads Mikkelsen y premio Feroz de la crítica en el Festival de San Sebastián, entre muchos otros (y esperemos que también en los Oscars)

Destacables las actuaciones de los cuatro protagonistas, tanto las sobrias como las embriagadas. Naturales, borracheras creíbles, de las que te muerdes la lengua o te das la ostia más estúpida del mundo. La escena del baile final, improvisada de forma espectacular por Mads y que cierra la película de la mejor forma, remarcando la vida. Que la vida, continúa.

Druk otra ronda. Zentropa. All rights reserved
Druk otra ronda. Zentropa. All rights reserved

 

The Drop – Michael R. Roskam

the-drop-poster

The Drop (2014) – Michel R. Roskam
[«Hay algunos pecados que cometes de los que no puedes escapar… por mucho que lo intentes no puedes. Es como si el diablo esperase a que tu cuerpo se rinda, porque sabe, sabe que, que ya es dueño de tu alma. Y luego yo creo que puede que el diablo no exista. Te mueres, y Dios te dice, «No! no puedes entrar, tienes que irte, tienes que irte lejos de aquí, y tienes que estar solo, tienes que estar solo para siempre.»»]

the drop tom hardy

Estamos en el Brooklyn nocturno, donde Bob Saginowski (Tom Hardy) es camarero en un bar caja dedicado a canalizar dinero de los gánsteres. Bob trabaja con su primo Marv (James Gandolfini) en el bar y una noche se ven atrapados por un inesperado robo el cual los pone en duda a ellos mismos y a su negocio. Al mismo tiempo, Bob encuentra a un perro en un cubo de basura en la casa de Nadia (Noomi Rapace) una mujer sensible con una enigmática cicatriz en la garganta. 

the drop james gandolfini tom hardy

The Drop (La Entrega) es la última película de James Gandolfini y una genial despedida de la pantalla para quien fue nuestro querido, siempre recordado e inolvidable, Tony Soprano. Escrita por Dennis Lehane (escritor de Mytic River, Gone Baby Gone, Shutter Island y guionista de The Wire o Boardwalk Empire). La película es dirigida por el belga Michael R. Roskam, cuyo debut con Bullhead en 2011 le valió la nominación al Oscar a mejor película extranjera.

the drop james gandolfini

El tema central de la película, es el crimen y la mafia los cuales van de la mano con el bien y el mal. Bob (Tom Hardy) es un hombre serio, correcto, trabajador, que cuida a sus clientes y evita los problemas. Bob escucha llorar un perro en el contenedor de Nadia, al cual no duda en acceder para rescatar al perro. Nos deja una secuencia que nos sigue dando muestra de la bondad y dulzura del personaje, quien incrementa aún más esta exhibición de su personalidad benevolente y aparentemente inocente e inofensiva. Y toda esta ingenuidad y sensibilidad diferida por una atmósfera que transmite con su fotografía y ambientación, la oscuridad y tensión de los suburbios de Brooklyn.

Tom Hardy as ÒBobÓ in THE DROP. Photo by Barry Wetcher. Copyright © 2014 Twentieth Century Fox.

Nadia (Noomi Rapace) desligada por completo del oscuro tema central, se encuentra aprisionada en el a causa de su fragilidad y de su pasado. El personaje de Nadia, una chica desconfiada, inestable y seria evoluciona dejando cada vez más muestra de su fragilidad y su sufrido pasado. Nadia es el detonante de la nueva aventura de Bob, la aventura de tener que cuidar un cachorro y ser responsable de alguien, y de lo que este perro arrastrará consigo.

Tom Hardy as “Bob” and Noomi Rapace as “Nadia” in THE DROP. Photo by Barry Wetcher. Copyright © 2014 Twentieth Century Fox.

Me parece especialmente bonita la escena en la que Bob va a recoger el perro a casa de Nadia, y da marcha atrás en el coche después de haber arrancado para decirle, perdido y dubitativo, que nunca ha tenido un perro y no sabe lo que hacer. Bob da muestra de toda su expresividad, enseñándonos una parte claramente inocente tanto con respecto al animal como a su manera de expresar sus ganas de pasar tiempo con Nadia.

Tom-Hardy-in-The-Drop-012

Y sí, como podéis ver, evitando por completo tratar el tema central de la película, puesto que es el más intrigante y sorprendente, aunque totalmente condicionado por las personalidades de estos «afables» protagonistas. Marv (James Gandolfini) es el encargado de recordarnos que no estamos viendo una película romántica. Su presencia triste y sombría y su personalidad áspera y destemplada, de la que empieza dando fe, echándole en cara a Bob que invite a sus fieles clientes por el aniversario de la muerte de un buen amigo del bar o que su banqueta esté ocupada por una vieja clienta indigente.

Tom Hardy as ÒBobÓ in THE DROP. Photo by Barry Wetcher. Copyright © 2014 Twentieth Century Fox.