Drive y el síndrome Stendhal

¡Atención! este artículo contiene Spoilers

!Os advertimos! que la película Drive puede generar un elevado ritmo cardíaco, algo de vértigo, confusión, temblor, palpitaciones… e incluso una reacción romántica ante la acumulación de belleza y goce artístico más conocido como el síndrome de Stendhal, avisados quedáis…

Introducción

El mejor resumen que se puede hacer de Drive, para mí, en pocas palabras es serenidad, generosidad y juegos de color. Volver a ver la película, bastantes años después, me ha dejado fijarme en aspectos que la hacen mucho más grandiosa y que en un primer vistazo pasé por alto o los agrupé en la “estética” de Drive.

Estética que se estableció como un referente fotográfico de cine y que visualmente se puede desmenuzar en mil detalles que hacen que la magia visual y técnica sobrepasen a un guion y a una interpretación bastante decente con un trasfondo ético y sentimental muy bonito.

Drive – MWM Studios – All Rights Reserved
Drive – MWM Studios – All Rights Reserved

Drive es una película estadounidense dirigida por Nicolas Winding Refn (Bronson o Too Old to Die Young) de 2011, con un guion de Hossein Amini basado en la novela de James SallisCliff Martinez es el creador de la fabulosa banda sonora la cual merece un artículo completo para ella sola, y que cuenta con Ryan GoslingCarey MulliganAlbert BrooksRon Perlman, Bryan Cranston como protagonistas. Drive se ha convertido con los años en una película de culto del cine independiente de USA.

Sinopsis

Drive trata sobre un conductor (Ryan Gosling), mecánico en un taller, conductor especialista de cine, y conductor esporádico para delincuentes con unas reglas muy estrictas que constan de 5 minutos de duración del servicio y nunca volver a trabajar con los mismos clientes. La vida del conductor cambia cuando conoce a Irene (Carey Mulligan), su vecina, madre de un niño y con un marido que pronto saldrá de la cárcel.

Drive – MWM Studios – All Rights Reserved
Drive – MWM Studios – All Rights Reserved

Ryan Gosling: o lo amas o lo aborreces

La parsimonia del personaje de Ryan Gosling (nuestro Driver) contrasta con la tensión del robo inicial. Tan tranquilo y nosotros ya de los nervios en la primera escena. Serio, con su palillo y el partido de fondo como si de un taxista normal se tratase. Nos cuenta sus normas cuando trabaja con delincuentes, en una primera escena con una carrera y persecución en coche de diez, y que sirve como exhibición de su talento como conductor. A la par, nos introduce los créditos mediante planos aéreos que se mezclan con otros del conductor estático, dejando atisbos del perfil psicológico de este y una banda sonora que será clave y que se ha convertido en todo un hito.

Drive – MWM Studios – All Rights Reserved
Drive – MWM Studios – All Rights Reserved

En pocos minutos estamos dentro de porte del protagonista. Educado, caballeroso y, ante todo, el hombre silencio, de pocas palabras. Con su palillo y la mirada curiosa, va descubriendo a Irene, su vecina, a quien parece querer sortear hasta que inevitablemente tiene que ayudarla con su coche. Entramos en la parte más romántica de Drive, ya que, aunque el trasfondo de la película ante todo es el amor y el ejercicio de bondad del conductor por la chica, la parte más agradable, delicada y tierna tiene lugar al principio. Nos encontramos con escenas que ya se han convertido en legendarias de la película, como ese encuentro silencioso en el ascensor de ambos, mientras el conductor le carga la compra y ella intenta sacarle alguna palabra, pero solo consigue respuestas cortas y educadas y un atisbo de sonrisa.

El conductor, ya no solo es el protagonista si no la interpretación más brillante de la película y que ha creado el estilo Ryan Gosling que vemos en muchas de sus otras películas. Para muchos, encasillado en ese perfil de personaje de pocas palabras y estático, pero para otros, un ejercicio tremendo de comunicación que se sustenta y crece con una expresión oral muy limitada y que de sus pocos gestos y miradas crea un lenguaje que lo hacen único como actor. El mundo se divide así, entre los que aman o los que odian a Ryan Gosling.

Drive – MWM Studios – All Rights Reserved
Drive – MWM Studios – All Rights Reserved

La evolución del protagonista en toda la película es suave y crece paulatinamente. El estallido de violencia de la parte final nos muestra a un nuevo personaje que igualmente solo con gestos y pocas palabras se transforma, ya no solo por su supervivencia si no también a modo protector con Irene y su familia. Un personaje totalmente solitario y que vive en el silencio, pasivo, acaba entregándose al sentimentalismo y la debilidad que llegan con el enamoramiento.


El guion de Drive: transmitir con silencio.

La trama criminal de Drive es impulsada por la historia de amor materializada a medio gas entre Ryan Gosling y Carey Mulligan. El guion tiene escasez de diálogos y esto lo que le da más valor: lo que calla y como se transmite con el silencio, la música y la interpretación. Intercambios de miradas que actúan como diálogos y son el alma de la película. La trama central es la historia de amor, el detonante de la película, lo que ocupará la primera parte en mayor medida y donde los perfiles del conductor e Irene se perfilarán más. El guion se abre a una segunda trama, de primeras independiente de esta historia de amor, en la que Shannon (Bryan Cranston) convence a Bernie Rose (Albert Brooks), para que invierta en un coche de carreras (Chevrolet Monte Carlo) que tendrá como conductor a Ryan Gosling.

La historia de amor se convierte poco a poco en un debate emocional y sentimental. El conductor actúa como protector, marido y padre para Irene y su hijo mientras el marido de esta aún esta en la cárcel, pero saben que esto es temporal y que tiene fecha de fin. Aquí la controversia entre dejarse llevar por los instintos y necesidades emocionales y al mismo tiempo, ser conscientes de que están haciendo algo que no deben y que no acabará bien.

Y se rompe la magia con el primer punto de giro de la historia: la salida del marido de Irene, Standard, (Oscar Isaac) de la cárcel, y que además de dar un giro en el guion, crea el detonante de una trama menor entre Gosling y Isaac. El conductor ayuda a Standard para proteger así a Irene, y con ello empieza la segunda parte del primer punto de giro. Ayudarlo y poner en riesgo su vida es el compromiso y la acción más bondadosa y desinteresada que pueda hacer de cara a la chica y que da inicio a la trama criminal que será lo grueso de la segunda mitad de la película.  

La estructura nos presenta dos líneas narrativas independientes que se unen al llegar a la mitad del guion. El segundo punto de giro, ocurre en la escena mítica del ascensor a la que haremos más referencias, la cual roza lo surrealista con ese esperado beso entre el conductor y la chica en la que se para el tiempo y todos nos elevamos entre la música, la fotografía y la acción, y la posterior paliza del conductor al matón con máxima violencia.

Drive – MWM Studios – All Rights Reserved
Drive – MWM Studios – All Rights Reserved

Banda sonora

La banda sonora es otro de los puntos fuertes de Drive que se ha llevado más cariño del público. Totalmente ligada a la fotografía y al guion de la película, la banda sonora que cuenta con Cliff Martinez como artífice, mezcla sonidos totalmente etéreos y relajantes que usan como base sintetizadores ochenteros, con temas electrónicos como “Under Your Spell” de Desire. Tema que deja otra escena muy introspectiva, no solo en la película si no también transferible a cualquier relación sentimental y psicológica “¿Sabes la diferencia entre amor y obsesión?”. El tema nos muestra a Irene y al conductor, cada uno en su espacio, reflexivos y perdidos, engatusados en sus pensamientos sobre el otro, dentro de una magia que no se rompe si no que los absorbe más aún, en un sueño viviente mientras la vida real sigue pasando delante de sus narices.

El plano los persigue e introduce de nuevo, a compás con la música, los tonos dorados y cálidos. Siempre presentes en esa chaqueta característica del conductor, en las luces doradas muy tenues de mesas de noche, en los tonos de los pasillos del edificio que mezclan dorados con toques rosados, y nos llevan hasta una Irene en el pasillo dentro de una burbuja de enamoramiento. Música y fotografía conectan de tal forma que hacen del mundo abstracto de Drive la obra de arte que es…